La Pura Y Santa Nomás

miércoles, marzo 12, 2008


Lo que le voy a contar Álvaro es verdad, en serio, si me lo contó mi taita, él conoció al cristiano ese, cuando vivíamos en Panquehue y mi mami estaba sana aún, antes que se enfermara la pobrecita. ¿Ha visto esos eucaliptus que están en hilera donde están los Manantiales? Si, esos mismitos que dice usté, yo los planté con mi taita cuando era chico, hace hartos años ya. Mi taita le trabajaba a los Ibáñez en esa época, y el viejo, el abuelo de los Ibáñez de ahora, le había regalado un terreno pa construir una casita, pero con la enfermedad de mi mami tuvimos que venderla. Había un viejo que trabajaba con mi taita, era un viejo re huraño y flojazo dicen todos. A este viejo siempre lo mandaban a unos potreros que quedaban medio lejos de la entrada al fundo, a regar pa´ preparar la tierra pa´ sembrar morocho en la primavera que se dan tan rebuenos ahí, ahora ya no siembran morocho, puros paltos nomás.

El viejo estaba terminando de regar el potrero y ya no quedaba nadie en el campo, era medio tarde ya y se estaba oscureciendo cuando va a buscar una pala y ve un niño caminando. Sipo, si era cuando se regaba con pala, ná que gotero, a pura pala los potreros. Chuta, el viejo se asustó, si no había en esa época ni una casa cerca Álvaro, menos niños viviendo por ahí. El viejo afina la vista y ve que el niño lleva una custión bajo el brazo, como una cajita. Chuta, el niño hace un montoncito de tierra y con cuidado coloca la cajita arriba. El viejo estaba recachúo y se acercó a mirar con la pala al hombro cuando de repente ¡¡pum ¡¡ el niño desaparece…..no me mire así Álvaro, si es verdad, dicen que el niño se hizo humo. Este viejo era recurioso así que fue a ver qué diablos había en la cajita. Luego se fue pa´ la casa caminando. Al otro día no fue a trabajar. A la semana siguiente se vino a vivir a San Felipe, trajo a toda su familia pa´ acá, fíjese. Se compró una casa ¿de aonde iba a sacar plata ese viejo si andaba a pata pelá por el campo po Álvaro?, se compró esa casa que está frente al banco, al lado de la plaza, esa misma fíjese. Mandó a los hijos a estudiar a la universidad, se compró camiones, tenía un Mercedes, ¡¡cuando se había visto antes eso acá ¡¡¡¡ así, de un día para otro Álvaro, si le digo que el viejo andaba a pata pelá y con suerte sabía leer, en serio.

El viejo se hizo refamoso acá, si era buena tela y a veces se caía al trago y era muy rechistoso, se ponía a chupar ahí en La Carreta y le ponía bueno el viejo, los mejores vinos nomás, tremendos asados, se rajaba el viejo. Tenía no sé cuantas casas el viejo acá. Pero sabe Álvaro, no todo dura pa´ siempre, si eso me decía mi taita. Pasaron diez años , diez años, y al viejo se le muere el hijo en moto, la señora se le enferma de cáncer y al mes muere, la hija que vivía en Estados Unidos y que se había casado bien con un médico de Santiago se separa y queda sin ni uno, fíjese. Lo estafan Álvaro, lo estafan y pierde los camiones, las casas………., estaba más cagao que palo e´gallinero iñor.Al final el viejo terminó más pobre de lo que empezó, se tuvo que ir a trabajar al campo de nuevo pero el viejo pasaba llegando curao y lo echaban de todas las pegas, se cayó al litro el cristiano, al final el viejo se murió más pobre que la cresta, solo y pobre como rata. Pero sabe qué Alvaro, dicen que el viejo nunca se desprendió de una cajita de madera, siempre la tenía y la cuidaba, la miraba y la miraba. Este viejo no devolvió la plata po´ Álvaro, si debía habérsela devuelto al duende pa´ seguir con la riqueza que tenía, si ése fue un préstamo del duende nomás, el duende le deja a uno la cajita con monedas de oro y con eso hay que hacer fortuna, pero luego hay que devolvérsela en la mismita cajita la plata que se le prestó después de diez años o si no el duende se la cobra de otra forma, y mire como al viejo este le cobró la deuda. No me mire así Álvaro, no me ponga esas caras iñor, si lo que le cuento es la verdad. Es la pura y santa verdad.

28 desvariados han opinado:

Priscila dijo...

Esas historias me dan susto... si yo me encuentro con el duende y me pasa una cajita, como buena señorita educada le digo... "No gracias Sr. Duende, no puedo recibir nada de extraños"... jaja.. otra cosa... me encanta el camino a san felipe (la parte donde uno pasa por los manantiales) y el pisco souer de la carreta o su lomo a lo pobre son bacanes (aún se usa esa palabra).... en fin

Saludos

Jaime Ceresa® dijo...

Es bastante freaky la historia te contaré.-

Me encuentro con un duende y la verdad no se que hago.
De todas formas he sabido de personas que dicen haber visto duendes.-

Cuídate.-

vesania dijo...

te imaginas tener la suerte de ese hombre y que un duende te permita ser rico, entrete, pero al menos ya compartiste con todo la clave del exito, luego de diez años devolver la caja con el dinero prestado, mira que con esa experiencia ni por si acaso me la quedaria....

Duendes, tetues, lloronas y cuanta leyenda guarda nuestro campo, es fascinante tener tiempo para conversar con aquellos que las conocen y las cuentan como si las hubiesen vivido.

Ani dijo...

Jajajaja no me dio susto la historía, más bien imaginaba que pasa si me encuentro con un duende, pues simplemente me cagó de susto y quedo en shock jajajajaj.. o sea.. mejor ni me aparezca duende alguno.

Me gustó la forma como lo relataste, realmente de campo, de nuestra cultura, la pura y santa verdá

Cariños!

Negra dijo...

me encanto la historia, me imagino al viejo poniendo cara de convencido para convencerte jajaja.. no se como se tranza con los duendes, derrepente me encuentro con uno por ahi y me aseguro por 10 añitos, no es malo...
saludos!!

Ma. Antonieta dijo...

Como dice el decadente Carcuro ¨me pongo de pie¨, que buena narración Alvarito si era como estar escuchando al viejo en el campo. Bravo!!, en una de esas te cito y te pongo en mi blog del 6to sentido. Yo no creo en duendes ni en plata que llega fácil, por eso que he trabajado siempre, porque aparte demis padres nunca nadie me ha regalado nada. De ahora en adelante buscaré cajitas : P

Troya dijo...

bueno alvaro, que grato que escribas mitos sobre el campo, debo reconocer que me quedo corta durante el periodo escolar creo que te voy agregar a la nomiona de lectura de mis estudiantes

clauarroyo dijo...

Siempre detallas lugares que conozco muy bien esa hilera de árboles,el fundo de los Ibañez que hoy la sala de venta es muy bonita, Los Manantiales, y para que te digo si hasta el duende se me hace conocido, buena la historia Alvarito.

Cariños.

Niña Incógnita dijo...

Conclusión: no hay que hacer tratos con duendes...
jejeje buena historia

Un abrazo

kuki dijo...

excelente historia! q susto igual...muy bonita

Roxi dijo...

Hola Álvaro, mi tío Juan que en paz descanse me contaba historias como éstas, historias que me fascinaban y aterraban a la vez.
Mi papà y su primo esquizofrénico (primo que lo motivó a estudiar psiquiatría), encontraron en la casa de unas tías abuelas de ellos, en santiago centro (en unos pasajes en huérfanos que ya no existen) en una remodelación un cofre, que ellos aseguran era un tesoro y que en compañía del juanito de las historias querían abrir, pero mis tías se los impidieron tajantemente, justamente por que todo eso se cobra.
Esas tradiciones locales, que tiene tanto de cierto y atnto de inventado a la vez, son muy lindas, deiera existir un trabajo literario audiovisual que las recopile. Tu mismo, podrías ir juntando todo lo que te cuentan, podrías encontrar muy buenas historias como esta invitando un copete a los viejitos del Peluca Bar Restaurant, ¿o no?
ahora cambiando radicalmente de tema, lo de Jarvis estuvo increíble, colgué recién una entrada de eso, claro que muy de fanática, pero te puedes hacer una idea.
abrazo!

cabellosdefuego dijo...

OMFG
la ciencia ficción está en todos lados

Angélica dijo...

Qué interesante tu historia. Es como las historias de campo que se contaban al rededor del bracero las noches de invierno. Yo sí creo que puede haber sucedido. Me hizo recordar las historias de "Lo que cuenta el viento", era un programa radial que daban a medio día. Duraba como media hora y ahí contaban historias como estas, de campo, del mandinga y de otras cosas.

Me gustaría encontrarme con ese duende que me preste plata. Creo que yo sí se le devolvería porque no me gusta tener deudas con nadie. Sería feliz por 10 años jejejejeje y quien sabe talvez alcanzaría pa devolverla y pa seguir siendo feliz.

Me gustó.

Cariños.

Claudia sandia dijo...

a veces hay duendes al lado de uno,,,

por suerte ya no me duele la guatita..saludos

Eddy dijo...

Hola Alvaro
Recorde algo que me sucedio en Horcón por el bosque que llega a la playa el tebo...(pero no encontre ninguna cajita)...
Buen post...
Un abrazo grande...

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Contexto histórico...¿el "taita" del narrador le trabajaba a los Ibáñez políticos o a los Ibáñez empresarios?

Menuda historia...el niño desapareció, pero la caja no y eso le permitió hacerse de fortuna al mentado protagonista. ¿Le habrá faltado leer la letra chica que lo perdió todo al cabo de unos años? Es como la parábola de los talentos, pero más profano.

Estas historias de campo son las que, en buena medida, nos mantienen atados a la tierra...por el dejo de curiosidad. ¿Si me encuentro la caja? Chupalla, trataría de rentabilizar el préstamo por si acaso. Saludos cordiales.

LA MARSUPIAL dijo...

Qué buena historia.. Qué bien narrada...´TE PASASTE!!!
Mirs!!, qué condiciones, ALvarritooo..

xikrik dijo...

necesito la direccion del duende... no me vendria mal un prestamo a 10 años plazo!!!jiji
muy buena historia

un abrazo

V. dijo...

Estimado Álvaro:

Hola!! En la actualización de esta semana, tenemos novedades;

Daniel Burman: "El trabajo con los actores es la película"

Dando inicio a nuestra sección de entrevistas, el equipo de Glauber conversó en exclusiva con el cineasta argentino Daniel Burman, en el marco de su paso por Santiago, mientras afina los últimos detalles de post-producción de "El nido vacío", su nueva película, que será estrenada el próximo 24 de abril en Argentina (y durante los próximos meses en Chile).

Los invitamos a ver un video con un resumen de la entrevista realizada hace un par de días, en donde Burman comparte algunos interesantes apuntes sobre su concepción del cine.

www.cine-glauber.blogspot.com


Un abrazo!


Equipo
Blog Glauber

venezuelallaidy dijo...

Hay no me hablen de duendes porque me asusto mucho. Eso me hizo recordar que en mi casa cuando era niña tenia un muñeco snorky no me acuerdo como se escribe pero son esos muñecos que tienen un tubito en la cabeza. Bueno el muy desgraciado era como medio pavoso. Cada vez que estabamos jugando de lo mas normal pasaba algo malo. Recuerdo que uno de esos eventos malos fue que se rompio la cadena de una bicicleta que teniamos y mi papa se enojo tanto que nos pego. Yo decia que ese muñeco estaba poseido por un duende y no lo podia tener dentro de mi cuarto es mas a ninguno. Lo lanzabamos al patio siempre y el muy condenado aparecia dentro de la casa otra vez. Bueno a estas alturas quien sabe si eran mis propios hermanos o vecinos que lo volvian a colocar dentro de la casa. Pero igual siempre le tuve cabula yo creo que era un duende.

Lilith dijo...

me dan cosa los duendes
me gustan las hadas
lo otro mmm no
siempre he pensado que me van a morder la oreja


saludos
mil besotes*

Claudimaginación dijo...

En mi casa todos daban por loca a mi abuela cuando decía que sentía los cascabeles del duene Ramón (ni idea quien es ese).

Las historias paranormales-sicóticasd-miedosas-impactantes que cuentan los viejitos son bacanes. Es inevitable quedarlos mirando con cara de plop! porque si no le crees el cuento igual te sorprende el medio montaje que arman.

Enfin, yo que tu me cuidaría de los duendes, dicen que en la noche te van a mover los pies... :O de hecho en este mismo instante hay uno detrás tuyo. xD

SALUDONES.
TE LEO

Lore Ortiz dijo...

La clásica historia del duende de las monedas de oro... Hay una fábula de Disney que habla del REy Midas y el toque de oro... todo lo que tocaba se transformaba en oro, hasta que no pudo comer pq hasta la comida se aureaba.

Frikifriki...

La codicia mata, ése es el problema. Y somos todos más o menos codiciosos que otros...

Saludos
Lore

Roxi dijo...

hola pasaba a saludar
espero que te haya ido bien con la mardá que viniste a hacer a Santiago (que supongo tenía que ver con pega )
cuando sabes algo?
Abrazo!

Enigmatiko© dijo...

hola gracias por lo de sultilmente LUNATICO. JA ja ja ja
te leoo pronto ja ja ja

Lluvia dijo...

Muy buena historia.
Debere contarselas a muchos por aqui :)lo digo: por la avaricia y el ahorro o la prevención al futuro..no?

Que estes bien!

Cuidate!

Irantzu dijo...

Y la pregunta es: sera verdad?????
Nah, yo no creo en esas cosas, como en muchas otras tampoco...
Pero como historia para contar en las noches de fogata esta buena. Y la moraleja igual tiene su valor...
Saludos! :)

cabellosdefuego dijo...

escribe más por favor. ^^